Imagine que usted es dueño de un hotel en cuya entrada hay un portero llamado Miguel. El portero le abre la puerta a los huéspedes. Ayuda con las maletas, les consigue un taxi, reconoce y saluda a cada huésped, les da una sensación de seguridad. Incluso, con su uniforme elegante, es una señal de estatus del sitio.
Sin embargo, usted cree que el rol funcional del portero es abrir la puerta. Por ello decide hacer el proceso más eficiente –es más, cuando Miguel va al baño… nadie abre la puerta–. Y reemplaza al portero Miguel por un moderno mecanismo automático de apertura de puerta.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu