Para los vendedores de viviendas, abril y mayo constituyen meses claves en las reservas de unidades nuevas. Hay potenciales compradores que deciden destinar parte de sus utilidades para comenzar a pagar una casa o comprometer una cuota importante.
La crisis que generó el COVID-19 afectó las proyecciones y echó abajo pretensiones que tenían vendedores. “Pocas unidades reservadas”, “Las reservas se pararon”, “La gente se frenó en sus decisiones”, dicen asesores de este mercado.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu