La erosión regresiva que colapsó a la cascada de San Rafael (en febrero) y que hace un poco más de un mes destruyó los oleoductos SOTE (Sistema de Oleoducto Transecuatoriano) y OCP (Oleoducto de Crudos Pesados) en un sector cercano, vuelve a amenazar a los oleoductos, ahora en el sector del río Quijos.
Por eso, OCP Ecuador y Petroecuador anunciaron casi paralelamente que se encuentran implementando medidas para proteger ambos ductos, entre las cuales consta construir una nueva variante.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu