Hace más de siete meses la cocina de Libia Escobar fue el escenario para analizar y debatir ideas junto con su madre, Noemí Astudillo, y su hermano Gabriel. Todos buscaban una alternativa que genere ingresos económicos y que puedan aplicar, en ese entonces durante los meses de cuarentena por la pandemia COVID-19, en Quito.
La familia se sustentaba del sueldo de Gabriel y los gastos de arriendo, servicios básicos, alimentación y otros debían cubrirlos. Todos estaban desesperados.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu