Graciela Borja viajó a EE.UU. hace cinco años a buscar lo mismo que muchos: mejorar su economía. Comenzó desde abajo, limpiaba baños en una reconocida cadena de gimnasios en Los Ángeles, luego pasó a cuidar niños en el mismo lugar, hasta llegar a ser la encargada del cuidado y mantenimiento del gimnasio.
Pero sus ganas de superación la llevaron a más, aprovechó su trabajo en el gimnasio para distribuir ahí un producto ecuatoriano, las proteínas Mann Angel, que fueron creadas por el quiteño Milton Murgueitio.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu