“Buenas tardes, le saluda André Miranda. Mi llamada tiene el objetivo de brindarle una excelente oportunidad de ahorro para su línea celular. ¿Me permite brindarle esta información, que estoy seguro que le va a interesar?”.
La frase se repite infinidad de veces en la habitación de paredes blancas que contiene 24 computadores. En ellos los nombres de al menos 4.000 potenciales clientes son revisados a diarios por hombres y mujeres que se capacitan para trabajar en American Call Center (ACC), en sus oficinas de la ciudadela La Garzota (norte de Guayaquil).
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu