Desde el 2010, año en que Clara Díaz Rodríguez dejó su escuela después de enseñar a niños por 33 años, fue muy activa en los grupos de maestros que luchaban por el pago de los incentivos jubilares, beneficio al que ella también se acogió.
Kevin y Aurea Ochoa, sus hijos, la recuerdan siempre dispuesta a ayudar, y triste cada vez que se enteraban de la muerte de un compañero de lucha.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu