Largas colas de clientes abarrotan los ingresos de la mayoría de centros comerciales en Guayaquil, pese a que la actividad se ha reducido solo a los locales que venden víveres, entidades financieras y farmacias; el resto de locales está cerrado por la emergencia sanitaria declarada por el COVD-19.
Emilio Prieto, gerente general de los locales de la marca Úrsula, que se dedican a la venta de ropa, cuenta que desde el anuncio del primer caso de coronavirus en Guayaquil las ventas empezaron a caer, hasta el cese definitivo.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.