Atacames -conocida como “la playa de Quito”- nunca se había visto tan desolada como en los cuatro meses y medio de la pandemia. Cualquiera que la haya visitado sabe que su privilegiada geografía -el mar, la playa, el clima y su ubicación, a 340 kilómetros de la capital de Ecuador- no es por sí sola su mayor atractivo, sino también su constante disposición a la multitud, a la fiesta y a los excesos.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.