¿Abrir o no abrir?, esa no es la cuestión. Más allá de las pérdidas de vidas, ingresos y empleos -que los hay-, reside la interrogante sobre el reinicio de (llamemos) la normalidad.
Desde una perspectiva puramente lógica, usted diría que es hora de abrir. Si un problema tiene una solución lógica, entonces deja de ser un problema.
Abrir con las debidas precauciones, diría siendo prudente. Pero la cuarentena, con disposiciones más estrictas o no, aun persiste.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.

Menu