¿Un arma en la sien?

Si usted me dice que estoy equivocado, y me da tres –cuatro, cinco, cien– argumentos… ¿voy a pensar que estoy mal?
¿O voy a reafirmar mis creencias?
Cuando usted trata de que alguien cambie de pensar, su primer impulso es predicar con sus argumentos y juzgar las ideas contrarias, dice Adam Grant –psicólogo organizacional de Wharton School en un artículo de The New York Times–.
Usted va a defender sus motivos con pasión. Llevándolos a una posición completamente opuesta a la de su interlocutor. Y en su necedad, Uuted llamará terco a quién intenta convencer.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply