Los negocios buscan créditos para capital de trabajo y nómina

Cuando Fabrizio Semiglia y Rodolfo Calderón decidieron emprender Frutabar, el país estaba sumergido en una crisis económica. Dos décadas después no se imaginaron que su negocio iba a lidiar con otra fuerte crisis, la que ha dejado la pandemia del coronavirus.
Los tres locales de este negocio dedicado a la venta de jugos y sánduches estuvieron cerrados casi dos meses y medio. Y sus 45 empleados, bajo suspensión laboral. Recién la primera semana de junio volvieron a abrir con un menor aforo y con otro protocolo de atención al público.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply