La curiosidad no mató al gato

La curiosidad no mató ningún gato, fue la cautela.
El origen de la frase es anglosajón. Y –en realidad mitad leyenda, mitad origen apócrifo– era “care killed the cat” (la cautela mató al gato).
La curiosidad, au contraire, es necesaria para sobrevivir.
Para entender el mundo circundante, su cerebro busca construir significados ante los estímulos internos y externos.
Source: Ecuador Economia

Leave a Reply